Yo no conocía a Gary Provost (y me siento culpable por ello).

¿Se nota mucho que soy un apasionado de la escritura? No solo de mi parcela profesional, sino del oficio de escribir en general. No solo del resultado, sino de las técnicas y el proceso. De hecho (y está escrito en pequeño, porque todavía nos llevará algún tiempo terminarlo), estamos preparando un libro (de pago) sobre el copywriting.

A consecuencia de esto he leído muchos libros, al respecto la mayoría de ellos no relacionados con la escritura persuasiva: libros sobre guión cinematográfico, novela, escritura clara, técnicas de persuasión utilizadas en la psicología social, técnicas para generar ideas…

Una razón obvia para esto es que hay muy poco publicado sobre copywriting. Apenas unos seis títulos en castellano y tal vez unos cien en otros idiomas, según Amazon.

Pero hay otra razón más importante: creo que hay mucho que aprender de otras formas de escritura: ritmo, tono, control de las voces, sonoridad… en otros posts he mencionado a estos teóricos que me ayudan a escribir mejor en beneficio del producto o servicio que me toca presentar. Y en siguientes posts seguiré hablando de ellos.


Aprenderás más (y mejor) sobre copywriting si vas a las fuentes: el periodismo y la escritura narrativa.”

Pero hace unos meses me encontré con una cosa muy curiosa.

Era un pequeño tuit que decía algo así como “nada me ha enseñado tanto sobre la escritura como esto”. Y añadía esta imagen:

 

write

La encontré impresionante. Tanto, que me dediqué a retuitearla y feisbuquearla con encendidos encarecimientos a su lectura. Ante tanto consejo erróneo acerca de la longitud de las frases, un consejo verdaderamente útil: escribe música.

(por cierto, aquí la traducción al castellano. No es preciso que cuentes las palabras. Encajan).

texto


Un consejo verdaderamente útil: escribe música.”

Así conocí a Gary Provost (y ahora me siento menos culpable).

Descubrí que este personaje de corta vida (murió en 1995, a los 51 años) y brillante curriculum estudiantil, se empeñó en ser escritor y, tras una década más bien poco esplendorosa, empezó a escribir no ficción, llegó a ser un escritor de culto sobre –entre otros temas– las técnicas para mejorar su escritura.

Gary Provost.

Proudly presenting… Mr. Gary Provost!

Tras su muerte nos dejó un considerable legado que (al contrario que en el caso de otros ilustres antecesores en nuestro oficio) sigue siendo mimado y conservado en una web dedicada a su memoria que, si te dedicas a la escritura, deberías estar visitando ya. La mayoría de sus libros sigue en venta y, lo que es mejor, en formato e-book a precios muy, muy molones.

 

Escribe música

Cuando un texto es realmente bueno, fluye. La longitud de las frases, o la sofisticación de las palabras, está relacionada no con la erudición del escritor, sino con algo mucho más importante para nuestro trabajo: las sensaciones y emociones que perseguimos despertar.

Por todo eso, este pequeño texto de Provost es uno de los mejores consejos que nadie te dará en torno al arte y el oficio de escribir.

Creemos que el conocimiento te hace llegar más lejos que la mera información. Por eso preferimos compartir lo que sabemos, más que reciclar posts ajenos. Tal vez a ti también te interese hablar de estas cosas. No te cortes: contacta con nosotros aquí.

¡Por cierto! ¿Has visto nuestra checklist de 85 preguntas que debes responder antes de lanzar tu mensaje? Descárgala, si quieres, aquí.

Recommended Posts

Deja un comentario

También estamos en…
proporción áureaabogado